Second – Aquí y ahora

Posted on 18 diciembre, 2011

0



Hay conciertos que se deben medir por lo emocional, las sensaciones que lo rodean, los estímulos por los que se realizan y, finalmente, en el punto en común con el resto de espectáculos, por la respuesta final del público. Second se presentó en casa, Murcia, en un lugar tan inesperado como, finalmente, acertado, el Teatro Circo, para ofrecer dos horas y media de recital de primera clase, un repaso variado y arriesgado de una discografía que ha sabido evolucionar, obviando los cambios de idioma, hacia un sonido propio y reconocible. La banda liderada por Sean Frutos apareció tras una sábana blanca, proyectando sus sombras ante una platea rendida de antemano a la propuesta, dispuestos a inmortalizar en su memoria lo que el disco y dvd grabados en directo harán de modo material. ‘Mañana es domingo’, ‘Demasiado soñadores’ y ‘Muérdeme’ conformaron un tridente inicial arrollador, dejando claro desde el comienzo que, Second, afrontaba su concierto como si el último, o primero, se tratase.

Concebido como un espejo de todas las facetas de la banda murciana, por un lado la roquera y elegante, oscura y vibrante y, por otro, la sentimental y delicada, caracterizada por el acompañamiento orquestal, maravilloso en cada una de sus apariciones, el concierto basó su indiscutible triunfo en el equilibrio del repertorio, capaz de unir y complementar canciones tan alejadas en concepto, y tiempo, como ‘Sometimes’, ‘Psicopático’ y ‘Watching the moon’, de elevar al cielo de lo orquestal joyas como ‘Fortune day’, ‘A las 10’ o ‘Different levels’ y redescubrir y reivindicar temas redondos como ‘Whisper it’ y ‘17’, a los que el tiempo les ha ofrecido una revalida que no han desaprovechado. Las sorpresas, en forma de la mencionada orquesta y vientos, se centró en apariciones como la del crítico musical, uno de esos que jamás permitiría que le pusieran el ‘ex’ a su etiqueta de roquero, Jam Albarracín en el bajo de ‘Behind the pose’, aunque la seriedad y profesionalidad del quinteto murciano suponía suficiente reclamo para justificar una cita semejante.

Y es que, en noches como esta, se convierte en tarea complicadísima destacar un momento por encima de otro pero, por otra parte, también sería injusto no mencionar el poder hipnótico de las inmensas ‘Más suerte’ o ‘Aquella fotografía’, posiblemente el mejor tema de su último trabajo, la intensidad vivida con ‘Horas de humo’ o ‘N.A.D.A’ y el éxtasis colectivo experimentado con ‘Autodestructivos’, ‘Invisible’ y ‘Rodamos’, las canciones que pusieron el punto y final, apabullante, del concierto y que sirvieron, además, para demostrar la variedad de estilos, combinados, que caracteriza su sonido, otorgando el protagonismo a los sintetizadores, la influencia británica y el pop/rock, respectivamente, sin dejar de sonar a ellos mismos.

Centrándonos en su discografía, podríamos asegurar que Second se encuentra en el mejor momento de su carrera o, al menos, en uno de los más prometedores, una vez asentada la certeza de su inmensa capacidad creativa para componer hits de calidad desbordante y energía contagiosa. ‘Demasiado soñadores’, su último álbum, condensa en sus canciones la mayoría de aciertos que se le conocen a los murcianos, un sonido sofisticado, elaboradas melodías repletas de detalles por descubrir y un trabajo instrumental y vocal de altura. Podemos interpretar, entonces, este concierto como un punto y seguido, un descanso, en forma de arrebato artístico, desde el que Second echa la vista atrás, sí, pero para (re)marcar el modo, cuándo, cómo y con quién consiguieron llegar hasta donde están hoy. La inmensa mayoría estaban en el Teatro Circo. Más allá de la música, estuvieron presentes la emoción, la gratitud y grandeza de unos tipos sencillos que se marcharon como vinieron, mostrando las únicas sombras que se le pueden atribuir a un grupo lleno de luces. Una noche irrepetible donde el pasado y el futuro se dieron cita en el aquí y ahora.

Fotos: Carlos Martínez 

Anuncios
Posted in: Conciertos