El lado cálido del Carpet Show

Posted on 9 diciembre, 2011

0



La atmósfera ya era conocida para todo el que hubiera acudido alguna vez a las, maravillosas, sesiones del ‘Show de la alfombra’, como rebautizó Abraham Boba en una de las mejores citas de esta iniciativa, de la Sala 12&Medio de Murcia. Mesas a ras de suelo, velas, tímidas luces y un grupo de artistas dispuesto a ofrecer una cara diferente, desnuda, de sus canciones, arma de fuego para la batalla contra el frío que se libraba en la noche murciana. En esta ocasión, el cartel anunciaba incertidumbre (Tripulante y crucero) y certezas (Alondra Bentley + Nine Stories).

Los primeros se encontraban ante, valga la redundancia, su primer concierto. La banda liderada por Javier Peña, guitarrista también presente en el concierto de Nine Stories, comenzó con la comprensible timidez para dar paso después a una agradable fiesta de ritmos mediterráneos y caribeños, cómo si el Paul Simon de ‘Graceland’ jugueteara en la costa española a hacer castillos de arena. Concierto variado, atípico dentro de los ‘Carpet Show’ y que tanto banda, como público, disfrutó. Bossa nova, samba, silbidos, intercambios de bajo y guitarra, todos los elementos de un concierto diferente y totalmente reseñable.

Minutos después, la tímida figura de Alondra Bentley fue recibida entre aplausos por un, numerosísimo público que abarrotaba la sala. La británica afincada en Murcia desplegó sus composiciones con la delicadeza, arrebatadora, de una voz inmaculada, capaz de dibujar círculos de melodía con la simple, pero inestimable, ayuda de su guitarra acústica. Con presencia importante de nuevas composiciones, que anticipan un segundo trabajo a la altura de su predecesor, el impecable ‘Ashfield Avenue’, y con algunos temas pertenecientes a la banda sonora de una película a estrenar en febrero del próximo año y que cuenta, desde ya, con un hándicap a su favor: la belleza contagiosa de su música.


Bentley combinó  la ternura innegable que desprende su presencia con el surrealista sentido del humor ‘Made in England’, que alcanzó su cima en la transformación de la cantautora en una cuentacuentos bilingüe al más puro estilo Monty Python. Su concierto, hipnotizador, creador del silencio más absoluto, concluyó con ‘I feel alive’, el mejor tema de su debut y con la compañía de Nine Stories para dos canciones que sirvieron, principalmente, para conocerle una nueva faceta musical. El Phil Spector más grave e intenso del primero de los temas dio paso a los ecos, claros, de los Belle & Sebastian actuales, guitarreros, bailables, divertidísimos. Un punto y final atrevido y festivo que abre multitud de nuevos caminos para una artista que, por capacidad para emocionar, ese ansiado don, te llevarías a casa.

El tramo final de la noche estuvo en las manos de Nine Stories, banda liderada por Nacho Ruiz, también presente en los dos mejores temas de los shows de Tripulante y crucero y Alondra. Relajados y atentos a cada pequeño detalle, su pop cercano y amable, consiguió mantener el listón dejado por su predecesora en el escenario. Melodías beatles, especialmente McCartney, y un trabajo instrumental incontestable terminaron por redondear una noche que encontró su guinda en la canción ‘desenchufada’ que se marcaron entre el público, este grupo de amantes de la música, algo que se puede apreciar en su sencillez y, a la vez, compromiso absoluto con el que se enfrentaron a cada una de sus canciones. Si consiguen un colchón económico suficiente, grabarán un nuevo trabajo en 2012 tras su debut homónimo. Ojalá tengan su, merecida, suerte.

En definitiva, un ‘Carpet Show’  en el que la incertidumbre se convirtió en descubrimiento y la certeza en confirmación. Noches donde el calor se puede encontrar en un punteo de guitarra, una canción para que un padre no se preocupe o un chico agarrado a su guitarra pasee entre el público pisando esa, bendita, alfombra que simboliza el camino entre lo íntimo y lo inolvidable. Una noche más, sí, pero distinta.

Fotos: Marta Caparrós

Anuncios
Posted in: Conciertos