La primera de muchas

Posted on 6 diciembre, 2011

0



El 3 de diciembre se celebró la primera edición del festival IndiElx. Una primera edición que contaba con un cartel de lo más apetecible: Oh, Libia! Supermosca, Maga, Varry Brava y Vetusta Morla y con el apoyo del Low Cost Festival. La variedad musical del cartel atrajo a un grandísimo número de personas, así que las entradas no tardaron prácticamente nada en agotarse.

El recinto fue un parque, al aire libre, que suscitó demasiada polémica debido al frío o a la posibilidad de lluvia. A las 19:30 se abrieron las puertas y los primeros asistentes comenzaron a hacer bulto frente al escenario, en las barras o en los puestos de comida.

Los primeros que se subieron al escenario, y debido a un cambio de horario, fueron Oh, Libia! Este grupo lo componen ocho músicos de los pies a la cabeza. En su primer disco homónimo, los componentes eran dos personas menos, por lo que este cambio ha supuesto que las melodías evolucionen muy positivamente. Su folk psicodélico y shoegaze hicieron que las pocas personas que habían en el público, comenzaran a dejar de lado el frío y sintieran el ambiente de IndiElx un poco más cálido. Tras repasar canciones de su disco debut, ya que están preparando su segundo disco, que saldrá en primavera del próximo año, la banda bajó del escenario para dejar paso a los valencianos Supermosca.

Los cambios que esta banda ha experimentado durante su trayectoria han dado lugar a que por fin se consoliden y que su gira Sangchilli 1935 esté siendo muy satisfactoria.  Los sonidos guitarreros de Supermosca hicieron que el público se animara con canciones como “Paraguas Para Lágrimas”, que no dejaron indiferentes a ninguno de los que ahí estábamos.

Llegó el turno de los oriolanos y murcianos adoptivos Varry Brava. Prácticamente el aforo estaba lleno y el frío apenas se notaba. Iniciaron su repertorio con “No Puedes” y a partir de ahí el público ya estaba metido en su papel de lleno. “Despeinados”“Ibiza” o “No gires” fueron algunas de las canciones que tocaron, que consiguieron, como de costumbre, hacer que el público no dejara de bailar en ningún momento. Si algo se nota cuando estos chicos suben al escenario, es lo bien que se lo pasan, y lo demuestran yendo de un lado a otro del escenario, e incluso bailando en algún momento. Tras tocar alguna de sus italianadas y haber sudado lo suficienteterminaron su concierto con la magnífica“Radioactivo” y todos los que estábamos en Elche nos quedamos con las ganas de poder escuchar pronto su nuevo disco, que tantas expectativas está creando.

Pero los platos fuertes de la noche eran Maga y Vetusta Morla. Los sevillanos subieron al escenario a descargar adrenalina con las canciones de su último disco Satie contra Godzilla” y lo hicieron a la perfección. Ellos son veteranos en esto, así que los 40 minutos de concierto fueron magníficos. Su pop-rock caldeó el ambiente mientras sonaban temas como “Hasta Despertar” o “Agosto Esquimal”, con el que se despidieron. Mucha batería y guitarra, así es como Maga consigue crear un espacio acústico tan ruidoso y oscuro que envuelve al público en una atmósfera que alcanza la perfección con las melodías de teclado.

Vetusta Morla se hicieron esperar algo más que sus compañeros de cartel, y una vez que subieron al escenario, el público no dejó de gritar hasta que sonaron los primeros acordes de su último disco ’Mapas’‘Los días raros’ abrió lo que sería un espectáculo de los que nunca te terminas de acostumbrar. Tocaron canciones de ‘Un día en el mundo’, como  ’Copenhague’, que todos los del público cantaron mientras alzaban sus mecheros. Como siempre, la fiesta llegó con ‘Sálvese quien pueda’ y ‘Valiente’, que hicieron que todos saltaran sin parar hasta que el frío desapareció por completo.  Pucho arrancó la canción ‘Un plan mejor’ para mostrar su apoyo incondicional a aquellas personas que sufren VIH. El tema, que se incluye en el documental ‘Elige siempre cara’donde, como ellos mismos decían, ponían luz y foco a una derivación del SIDA como es la lipodistrofia. La emoción que se vivió en esos minutos no se puede contar con palabras, y es que , poco queda ya de aquel Pucho que se mostraba tímido en la gira de su primer disco. El, ya mítico, lolololo que precede a“Saharabbey Road” se cantó como de costumbre, y la sonrisa en la cara de los componentes de la banda era enorme.  El bis lo abrió “Rey Sol”, y después de la tregua que dieron a todos los que estaban cansados de saltar, arrancaron de nuevo con la potente “El hombre del saco”“Baldosas amarillas” y para finalizar “La cuadratura del círculo”, que acabó con un acercamiento a la distorsión y lo electrónico, no muy habituales en este grupo.

Un final épico que nos demostró a todos qué es lo que hace grandes a este grupo, y que, por supuesto, ésta solo ha sido la primera edición de IndiElx, tras la que vendrán muchas más.

Anuncios
Posted in: Conciertos