La protagonista fue Lorca

Posted on 5 diciembre, 2011

0



Hace un par de semanas os hablamos de Sonidos del Sol, una iniciativa llevada a cabo por Blas Martínez, que tuvo un sueño y lo hizo realidad. Música y arte unidas por una buena causa.

La sala Stereo inició el mes de diciembre con su cara más solidaria, acogiendo a nueve grupos de música que actuaron a favor de los damnificados por el terremoto de Lorca.

La noche comenzó con el vallisoletano y residente en Madrid Guillermo Galguera, más conocido como Bravo Fisher, que con su tecnopop mezclado con armónica y ukelele animó a un público que sabía que esa noche disfrutaría de buena música.  Tras él, el granadino Carlos Siles dio comienzo al lado emotivo de la noche. Con su estilo entre el folk y el indie-pop y sus canciones llenas de letras sentidas e historias veraces, consiguió meterse en el bolsillo a cada uno de los asistentes, que se llevó un grato recuerdo “del chico que escribió una canción a su hermana pequeña”.

El siguiente turno fue para Pablo Máez. El murciano ya nos tiene ganados a todos los que hemos tenido la suerte de asistir a alguno de sus conciertos. Pero para aquellos que lo descubrieron esa noche, sin lugar a dudas fue una de las grandes sorpresas. Si algo caracteriza a este chico es su buen humor, y lo demostró mientras comentaba que, pese a que creamos que sus canciones son nuevas, él las lleva tocando demasiado tiempo, “con las discográficas nunca se sabe cuando acabarán saliendo los discos”.  A este humor se le une su gran talento musical, “Fucking Sunday” es una prueba de ello.

El dueto de los hermanos Arena impactó a toda la sala, que no perdía detalle de ninguna de sus canciones. Giancarlo y Alessio, italianos residentes en Barcelona, son Lacasavacía. Juntos se encargaron de hacer que Sonidos del Sol fuera mucho más íntimo de lo que hasta entonces había sido. Guitarras acústicas, un ukelele y dos voces que erizan el vello debe ser la fórmula que estos chicos utilizan para arrasar en los conciertos.

Llegó el momento de la primera voz femenina. Boza, de nombre Carmen, se alzó al escenario acompañada de Román Méndez, conocido por ser el batería de Miss Caffeina. La joven cantautora nos dejó mudos a todos con “Restos de mi verano”. Una voz vibrante y poemas con melodía que atraviesan el corazón. No hay que ser muy hábil para reconocer en esta gaditana, a una joven promesa de la música nacional.

Gatonieve se encargó de dar un giro radical. El ambiente pasó a ser mucho más movido y, por qué no decirlo, ruidoso. Elena, Javier y Álvaro pusieron a la noche el tono electrónico y rockero que caracteriza a su segundo disco “Grieta”. La sala se animó con sus canciones, bailó y se lo pasó en grande.

La noche de Sonidos del Sol estaba siendo perfecta. El público iba creciendo cada vez más, y pese a que no se llenó el aforo, todos los que estábamos ahí lo hacíamos para apoyar a la música y a Lorca, que fue la protagonista durante todos los conciertos.

La banda barcelonesa Partido devolvió el tono melancólico que estaba llevando la noche, con su pop-folk de melodías acústicas. Sus letras en inglés, que recordaron a una fusión entre Pink FLoyd y The Jayhawks, encantaron al público, que conforme avanzaba la noche más animado se veía.

Mäbu y Polock fueron los últimos grupos que subieron al escenario. María Blanco, ukelele en mano y sonrisa en el rostro, cayó genial a todo el mundo y fascinó con sus canciones. La conocida “Hallo” fue tarareada por unos y bailada por otros. Los valencianos Polock cerraron el cartel de la noche con canciones como “Nice to meet you” o la más que sonada “Fireworks”.  Un concierto en el que el público bailó cada uno de los temas, durante los cuales, la diseñadora Carla Fuentes, es decir Littleisdrawing, dibujó una genial ilustración.

Tras los conciertos, el dj Hal9000Dj se encargó de hacer ruido en los platos y de hacer que los que estábamos en la Sala Stereo siguiéramos tan animados como lo habíamos estado hasta entonces.

Una noche para recordar. Donde disfrutamos de música de gran calidad y apoyamos a Lorca. Donde hicimos amigos. Sonidos del Sol fue mucho más que música o arte, fue un espíritu que estaba en el aire y que todos construimos con nuestra colaboración. Esa noche, más allá de artistas y público, éramos un grupo de personas dispuestos a ayudar a otras.

Anuncios
Posted in: Conciertos