Un regalo hecho canción- Neuman

Posted on 26 noviembre, 2011

0



La noche del 25 de noviembre era esperada por muchos murcianos, ya que Neuman presentaba en la Sala 12&Medio su último y recién estrenado disco: “The Family Plot”.

El escenario lo inauguró Diecisiete, una banda madrileña formada por Mae (voz y guitarra) y Susana (batería). En cuanto estos chicos empezaron a tocar, dejaron claro que no eran solo dos, sino diecisiete. Y es que sus melodías son directas y desgarradoras. Sus letras transmitían melancolía y fuerza a la vez, y la voz de Mae se apoderaba de toda la sala. A esto le tenemos que añadir la rotundidad con la que Susana tocaba la batería. Con una sonrisa en la cara, Mae pidió al público que se acercara, que estaba demasiado lejos y ahí parecían no oír muy bien la música, y éste respondió acercándose de muy buena gana.

Tras tocar durante casi una hora, los madrileños se marcharon agradeciendo al público su participación y lo mucho que les animaron a lo largo de sus canciones.

Poco después se subieron al escenario los esperados Neuman. Paco, Fernando y Raul fueron recibidos entre los aplausos y gritos del público.

Que “The Family Plot” es uno de los mejores discos del año ya lo sabíamos, pero que aún pudiera ser mejor en directo, y cuando digo mejor, quiero decir mucho mejor, no nos lo imaginábamos tanto. Un concierto en el que no dejamos de tener los pelos de punta en ningún momento. Un concierto especial en el que los murcianos iban acompañados del violinista que interpretó sus canciones en el disco, y de los coros que hicieron lo mismo.

Desde el minuto cero, los chicos de Neuman se metieron al público en el bolsillo. La primera canción del repertorio fue “Lovers”, que comenzó siendo una perfecta balada en la que el teclado tenía todo el protagonismo, y acabó con la fuerza de un huracán. A ella le siguió una de las mejores canciones que tiene el disco, “Ben Gun”, el violín da personalidad propia a la melodía de este tema, y la voz de Paco suena, simplemente, maravillosa. “Jane”, “My Dad” y “Doggy” fueron las siguientes, y particularmente esta última, adquirió una fuerza brutal, conectando con el público desde su primer acorde, y haciendo que éste saltara y cantara a la vez que el vocalista de la banda. En esta canción, el teclado de Fernando adquirió de nuevo un importante papel.

Llegó el momento de “I have the will” y todo el mundo cantaba a la perfección esta letra, cualquiera diría que estábamos en Murcia, donde el inglés no es nuestra asignatura fuerte por excelencia. Al terminar la canción, Paco aprovechó para decir el nombre del ganador de la guitarra de cartón que se utilizó para el videoclip. Paco alternaba la guitarra acústica con la eléctrica sin ningún reparo, y Raúl hacía lo mismo con el banjo y la batería. Neuman son solo tres personas, pero la calidad y la variedad instrumental hace que llenen el escenario.

Los coros de “Ingrid” hicieron que el público se emocionara más si cabe. Embellecieron la canción hasta tal punto que todos querían grabarla en sus teléfonos móviles o cámaras para poder recordarla cuando quisieran. Acto seguido, suena la única canción en español de todo el setlist: “Wandoworld”, momento en el que Paco aprovecha para decir que va dedicada a su amigo Javi.

Llegó el turno de la canción dedicada al público, a todas esas personas que han dado calor a Neuman en el escenario a lo largo de tantos conciertos. “The Family Plot” fue un regalo hecho canción. Un regalo que parecía no tener fin, y es que, en este concierto, cada canción se alargó hasta el extremo. La distorsión de los sintetizadores y la electrónica aparecía en los últimos minutos y se asentaba en nuestra mente para no irse. Como digo, un regalo que no tenía fin, que se introducía en nosotros y que incluso podía respirarse. La segunda mitad de la canción podría haberse considerado un interludio, mucha guitarra, las luces de la sala acompañaban a la perfección toda la melodía. La fuerza que desprendían estos chicos en el escenario apenas se puede describir con palabras.

Y tras la tempestad, llega la calma. “Sil Fono”, del disco “Plastic Heaven” comienza aportando una tranquilidad que era necesaria recuperar después de la adrenalina generada en los anteriores minutos. Pero de nuevo, en la segunda mitad comienza a estallar. Neuman tenía toda la fuerza reservada para el final de su concierto. Y hacer canciones de diez minutos es algo arriesgado, pero ellos saben utilizarlo y sacan el máximo partido de cada minuto.

Al terminar esta canción, Neuman abandona el escenario para regresar tras un par de minutos. La sala está a rebosar y en ningún momento se ha dejado de oír un aplauso o un grito de admiración y de ánimo.

El concierto acaba con otra canción de su anterior disco, “Brighton”. Trece minutos de distorsión y rock electrónico que se hacen apoteósicos. Paco acabó por el suelo tocando la guitarra como si se tratara de Hendrix, y Raul tocaba la batería como si pretendiese atravesarla. Y así, sin más, Neuman abandonó el escenario dejando boquiabierto a un público que jamás había visto un directo tan magnífico y tan puro como aquel.

Una maravilla para todos los sentidos. Así es Neuman en directo.

Anuncios
Posted in: Conciertos