All you need is Pop – Señor Mostaza & José Filemón

Posted on 20 noviembre, 2011

1



La tímida lluvia y el Valencia-R.Madrid parecían dos inconvenientes a la hora de acercarse a la Sala 12&Medio de Murcia en la noche de ayer. Los valientes, aquellos que parecemos extraños atreviéndonos a salir de casa cuando, en vez del sol inamovible de nuestra Región, son las nubes y los paraguas los protagonistas, nos presentamos con ganas de buena música, con la intención de pasar un rato agradable y, para que engañarnos, sin dejar de lado el twitter, para mantenernos informados de los goles que iban cayendo en Mestalla. Pero eso fue hasta el momento en el que José Filemón subía al escenario, rasgaba su guitarra y empezaba el espectáculo.

Acompañado por Ignacio Leandro en la batería, Alberto Romero en bajo y un espléndido Fede Espinosa en guitarra y coros, el murciano propuso un repertorio de melodías pop vestidas con guitarrazos de rock al más puro estilo ‘Rodríguez’, la maravillosa banda liderada por Andrés Calamaro y Ariel Rot que, junto a los M Clan más clásicos, basan la influencia sonora en la que, sin embargo, Filemón encuentra un lenguaje propio y desenfadado. ‘Siempre me viene mal’, ‘Cuánto vale’, ‘Cambiaré el canal’ o la sentida ‘Esto es así’, fueron animando un concierto que fue de menos a más, coronado por la melodía de ‘Está en mi corazón’, tema bandera del su último trabajo ‘Archivos Temporales’. En definitiva, y más allá de problemas con amplificadores, afinadores y comidas cuantiosas, José Filemón ofreció un show enérgico para disfrutar del rock de siempre tocado con oficio y buen hacer. ‘It,s only rock and roll (but i like it)’, que dirían los Stones.

P-O-P. Estas tres letras definirían mejor que cualquier crónica el núcleo de la propuesta ofrecida por Señor Mostaza, tanto en su concierto como en su sobresaliente discografía. Liderada por Luis Prado, la banda valenciana se dio a conocer con ‘Mundo interior’, un primer disco repleta de melodías geniales que dejaba clara las influencias más evidentes, Beatles, Beatles y más Beatles, pero que fue encontrando mayor sofisticación en su sonido, sin perder un ápice de sabiduría melódica, con sus dos siguientes trabajos, ‘Somos prácticos’ y, su mejor disco hasta la fecha, ‘Podemos sonreír’, donde el funk, los juegos vocales al más puro estilo Brian Wilson y las guitarras ‘made in Byrds’, encontraban el punto exacto junto al lenguaje propio de Prado y los suyos, creando un sonido característico e inconfundible. Proyecto musical que homenajea a los héroes más clásicos del pop, sí, pero Señor Mostaza suena a Señor Mostaza. La cuestión, pues, era descubrir si esa fuerza y genialidad se vería en un escenario de la misma manera. Duda que, tras el primer tema de la noche, ‘Mañana hay concierto’, desapareció.

Concierto excelente, repleto de grandes momentos (‘Me gusta tu actitud’, ‘Es duro ser frágil’, ‘Un momento eterno’), en el que un Prado convertido en una especie de Eugenio valenciano, con referencias a Bisbal y la jornada de reflexión incluida, demostraba sus capacidades instrumentales (inolvidable ese solo sentado en el suelo y de espaldas a su teclado en el último tema de la noche, ‘Necesito mejorar’) que cuenta, además, con la inestimable ayuda de Paco Tamaríz, excelente en guitarra y coros, Alejandro Climent y Eduardo Olmedo, una banda en permanente estado de gracia que convierte cada canción en un laberinto melódico del que uno no desearía salir nunca, repleto de trucos vocales, bajos saltarines y guitarras que juguetean con el Brian May de los Queen más pop.

Con un repertorio impecable donde brillaron con especial intensidad el funky de ‘Frecuéntame’, la energía de ‘Bipolaridad’, la bailable ‘Mundo interior’, precedida por ‘Sex Machine’,  el éxtasis colectivo conseguido con la versión del clásico ‘Video killed the radio star’ y, en especial, ese himno pop que es ‘Ojalá pudiera ser’, probablemente la canción que mejor resume todas las virtudes de Señor Mostaza.

Al final, tras un rotundo bis con ‘Momento Garci’ y ‘Necesito mejorar’, como protagonistas, los Mostaza se retiraban del escenario con el orgullo de haber ofrecido todo un recital de grandes canciones, conectando con un público rendido ante la evidencia de estar frente a una de las bandas españoles más reivindicativas del panorama nacional. Cómo sino explicar las sensaciones que crea una canción como ‘Todo me recuerda a ti’, curiosamente la canción más triste de su discografía pero, también, la más intensa y profunda. Porque, al final, el pop, el de verdad, el bueno, siempre lo han hecho los chicos melancólicos que encuentran la felicidad en la sonrisa de chicas con aparato, en las matrículas de los coches y las cosas que son demasiado buenas para ser reales. Como Señor Mostaza.

 

Alberto Frutos

Fotos: Rosa Sánchez

Anuncios
Posted in: Conciertos