Alfombra roja para Abraham Boba en 12&Medio

Posted on 13 noviembre, 2011

0



Temperatura agradable, mesas con pequeñas velas como única iluminación, el número exacto de gente para disfrutar sin agobios, en calma y silencio, de una nueva cita de los ‘Carpet Show’ organizados por la Sala 12&Medio de Murcia, una iniciativa que apuesta, a caballo ganador, por ofrecer el entorno más idóneo para disfrutar de la música en su desnudez absoluta. Y, la velada del pasado jueves, no hizo más que (re)descubrir la propuesta como ejemplo a seguir, demostración de que se pueden hacer grandísimos conciertos desde la sencillez.

Gramolo apareció en el escenario recibiendo los primeros aplausos de un público dispuesto a dejarse cautivar. Y, el murciano, lo consiguió gracias a unas canciones donde la delicadeza es la gran protagonista. Pasando del teclado a una guitarra que dotó a sus interpretaciones de un tono más psicodélico, Giribert (el apellido tras el artista), venció a su confesado nerviosismo con la ayuda de unas composiciones en las que se encuentran ecos del  Thom Yorke más intimista y melódico. Tras un repertorio exacto y conciso para demostrar sus credenciales, Gramolo se despidió  con copa de vino en mano, dejándonos con la sensación de que, a sus canciones, puede que les falte nombre, pero no carecen de personalidad y capacidad de emoción. “Hay que tener mucho valor para salir ahí solo con un piano y tu voz”, aseguraba una de las asistentes. Completamente cierto. Si encima lo haces bien, entonces es digno de aplauso.  Salud.

Llegó entonces el turno de Abraham Boba. El compositor vigués, responsable de una discografía repleta de aciertos, se presentó con paso calmado, dejando que la atmósfera se creara sola, sin esfuerzo, esperando el momento oportuno para que la magia despertara sin necesidad de gritos ni efectismos. ‘Basura madura’ fue la elegida para comenzar una hipnosis colectiva que no disminuyó durante toda su actuación. Demostrando su capacidad al piano, donde su maestría quedó más que patente en las abrumadoras  ‘Hagamos algo antes de morir’, ‘Cosas que duelen’ y ‘Las hermanas Sánchez’, Boba también se ayudó de la guitarra para remarcar la sensibilidad desnuda de ‘Fin de año’ y del acordeón en uno de los momentos más memorables de la noche, la maravillosa ‘El hombre perdido’, probablemente la mejor canción de su último trabajo, ‘Los días desierto’, el más completo y compacto de su carrera. Además del repaso a sus tres discos, también hubo lugar para la sorpresa, convertida en una  preciosa versión de ‘True love will find you in the end’, una de las numerosas joyas del artista estadounidense  Daniel Johnston, al que el propio Boba relacionó con Gramolo en cuanto a similitudes sonoras, piropo de los buenos.

Abraham Boba demostró en el rebautizado ‘Show de la alfombra’ que sus canciones funcionan de la misma manera en directo, que la elegancia de su voz se adapta sin problemas al silencio de un público rendido ante la evidencia de la genialidad y la sencillez de un tipo capaz de pasear entre los asistentes, guitarra en mano, e interpretar a capella ‘Frío’, una de las canciones más bonitas de su repertorio en el que se convirtió, sin lugar a dudas, en el gran momento de la noche. Minutos después, cuando aún resonaban las últimas notas de ‘La educación’, que, además de servir como punto final, pasa por ser la mejor canción de su carrera, aún se podía respirar las melodías, letras y voces que Abraham Boba nos había regalado, continuaba en los presentes la calidez de un compositor e intérprete honesto y comprometido con el oficio de hacer la música más sincera posible. En pocas ocasiones, un artista se merece tanto una alfombra roja y un público arrodillado. Esta era una de ellas.

Alberto Frutos

Fotos: Marta Ruiz

Anuncios
Posted in: Conciertos