The Decemberists – Corona de papel

Posted on 9 noviembre, 2011

0



 

Cuesta ser objetivo cuando se habla de una banda como The Decemberists. Responsables de, al menos, dos obras maestras de la talla de ‘Picaresque’ y ‘The Crane Wife’, sus dos obras capitales, y de tantas canciones memorables, uno espera de ellos siempre el sobresaliente, melodías que se anclen en la memoria con la facilidad de los grandes clásicos. Su aparición en el panorama musical con ‘Castaways and cutouts’ supuso una sorpresa, por lo inesperado de sus propuesta musical. Historias de aldeas, pescadores borrachos y princesas y príncipes enamorados, cantos medievales vestidos con trajes que comenzaron siendo puro folk pero que, con el paso de los años, se transformaron en pop de altos quilates. Una transmutación que culminó su proceso en ‘The hazards of love’, un trabajo tan ambicioso y desproporcionado como infravalorado. La crítica se les echó en cima y un alto porcentaje de sus fieles no comulgo con la obra más excesiva de la banda. Por eso, y aunque su líder, Colin Meloy, siga manteniendo que aquel es su mejor trabajo, este batacazo tuvo como consecuencia un nuevo cambio de rumbo en su trayectoria, con ‘The King is dead’, disco publicado en enero de este mismo año y con el que los estadounidenses rendían sentido tributo las raíces musicales de su país de origen, centrando su propuesta en el folk/rock más clásico y tradicional. ¿El resultado? Las mejores cifras de venta de su carrera y el respaldo de una crítica rendida de nuevo a sus pies. Aprovechando semejante cobertura, The Decemberists ha decidido cerrar el ciclo con la publicación de ‘Long live the King’, ep de seis canciones, descartes de su último trabajo.

Jugada comercial, incontinencia creativa o simple capricho, lo cierto es que los temas aquí presentes demuestran el excelente estado de forma de Meloy y sus chicos. Porque, aunque parezca mentira, ‘Long live the king’, se descubre como una muestra de cada una de las caras que The Decemberists han mostrado a lo largo de su carrera. La extraordinaria ‘E.Watson’ encajaría a la perfección en sus primeros trabajos, resaltando unos coros oportunos y delicados, mientras que la atmósfera opresiva y oscura de guitarras rabiosas que rodean ‘Burying David’ parece sacada directamente de ‘The Hazards of love’. Poco, o nada, aporta la versión de ‘Row Jimmy’ de los Grateful Dead, algo que no se puede decir de ‘I 4 u & U 4 me’, folk tradicional que conecta directamente con ‘The King is dead’ y ‘Sonnet’, joya que tiene sus mejores bazas en la voz inspirada y entusiasta de Meloy y en unos fabulosos vientos que le aportan esa pizca de épica justa y moderada. Por último, ‘Foregone’, es ‘La Canción’, esa pequeña obra de arte que, como en su caso ocurría con ‘We both go down together’, ‘The wainting comes in wave’ o ‘January Hymn’, se convierte en un pequeño tesoro donde todo funciona, incluyendo un estribillo marca de la casa.

Colin Meloy parece haber dado con la tecla, regresando a la sencillez, al lado luminoso de unas canciones que recuperan una magia que no estaba perdida, pero si algo desgastada. ‘Long live the King’ sirve, además, para cerrar el ciclo inaugurado hace casi 12 meses por su hermano mayor, ‘The King is dead’, completando un trabajo que devuelve a The Decemberists al lugar del que nunca debieron desaparecer, a ese en el que los buenos ganan, las canciones emocionan sin artificios y las melodías de dos minutos parecen eternas. Colin Meloy puede ponerse, otra vez, su corona de papel. Los humildes no necesitan oro.

Alberto Frutos

The Decemberists -Foregone

Anuncios
Posted in: Discos