M83 – Larga vida al Rey

Posted on 1 noviembre, 2011

0



 

Toca olvidarse de etiquetas y géneros.  ‘Hurry up, we’re dreaming’, el nuevo disco del artista francés Anthony González, o lo que es lo mismo, M83, no es electrónica, ni rock, ni pop, ni new age, ni folk, ni shoegazing y es, a la vez, todo eso.  Música en todas sus vertientes, en esplendor constante, un disco doble que se colará en las listas de lo mejor de 2011 con toda justicia (en la de Backliner tiene un puesto asegurado) y  que confirma a la épica como ‘arca perdida’ a la que todo artista actual desea llegar de un modo u otro.  Porque González ha conseguido algo realmente complicado y razón básica para entender el triunfo de su nuevo trabajo, combinar todo tipo de canciones y texturas, unificar, a veces en un solo tema, alocados riffs de guitarra distorsionadas con sintetizadores, saxofones, punteos acústicos e incluso ejercicios de pop de estadio al más puro estilo Coldplay (‘Year One, One Ufo’). Todo ello sin perder en ningún momento el rumbo melódico, la sabiduría para organizar, nada más y nada menos, que 24 canciones en las que, con excepciones ‘instrumentales’, todo funciona a la perfección, combinando momentos de maravillosa calma (‘Soon my friend’ la firmarían los mejores Fleet Foxes) con auténticos trallazos de pop/rock vestido de electrónica de esos que no permiten a los pies dejar de moverse.

 

Ante semejante obra maestra, aquí el término es innegociable, es difícil quedarse o apuntar cuales serían las canciones más destacadas, pues ‘Hurry up, we,re dreaming’ se debería entender como un todo, como un recorrido heterogéneo por la mente creativa e inspirada de un compositor.  Aún así, ese tridente inicial formado por ‘Intro’, ‘Midnight City’ y ‘Reunion’, la hipnótica belleza de ‘Wait’ y ‘Splendor’, la grandilocuencia cinematográfica que contienen ‘My tears are becoming a sea’, ‘Echoes of mine’ y ‘When you will come home’ o las incontrolables y trepidantes ‘Steve McQueen’ y ‘New Map’, consiguen elevarse de la sobresaliente media para alcanzar, con total justicia, la matrícula de honor.  Pero esto no debe confundir, todas y cada una de las canciones tienen un papel claro dentro del disco, distintos actores con sus respectivas interpretaciones para dar lugar a una película musical con ecos de los mejores Pink Floyd (‘The Wall’ está presente en casi todas las baladas) y homenajes a  los ochenta (atención a esos sintetizadores de ‘Ok Pal’ y ‘Claudia Lewis’). Influencias que se complementan, se unen, se transformar y juguetean con melodías pegajosas, perfectamente construidas, con vocación de convertirse en himno.

 

Anthony González ha conseguido con ‘Hurry up, we,re dreaming’ el mejor disco, de lejos, de toda su discografía pero, además, ha sentado un nuevo record a batir, al igual que hiciera el año pasado Kanye West dentro de su género con el excelso ‘My beautiful dark twisted fantasy’. Y, si en 2010, en plena vorágine del rock épico, del regreso triunfal de la música tradicional americana, el gran triunfador fue un disco de hip hop que, en realidad, era mucho más, no parece descabellado que, en este 2011 que termina, M83 se corone por todo lo alto, haciendo pequeños a sus contrincantes a base de música en estado puro. Todo esto se puede ejemplificar en la apoteosis final de ‘Outro’, perfecto broche de oro, en la que Gonzalez alza su voz y canta: “Soy el rey de mi propia tierra, frente a las tempestades de polvo lucharé hasta el final, las criaturas de mis sueños se levantan y bailan conmigo. Ahora y siempre, soy tu rey”.  Larga vida.

 

Anuncios
Posted in: Discos