Examinando con lupa Mylo Xyloto

Posted on 26 octubre, 2011

2



Coldplay inició la grabación de su nuevo disco en el año 2009, y el pasado 24 de octubre salió a la venta: Mylo Xyloto.

Todos los que apreciamos a la banda y la seguimos desde su primer largo Parachutes estábamos expectantes, ya que cuando escuchamos su primer single Every Teardrop Is A Waterfall nos quedamos conmocionados. Era inevitable la comparación con ”Ritmo de la Noche” y nos preguntábamos si Coldplay pretendía llegar a las pistas de baile de los bares playeros.

Aún así, decidimos confiar. Chris Martin es una especie de rey Midas, y no estamos acostumbrados a que nos defraude, así que le dimos tregua. Otra oportunidad Chris, pero no nos des estos sustos. Y cuando al fin escuché el tan ansiado disco, he de decir que se me quedó la misma cara que cuando chupas un limón. Me dejó completamente descolocada, no entendía este nuevo Coldplay. No entendía que hubiera tanto color, tantos ritmos bailables.  Mejor os lo explico canción por canción, y así me vais entendiendo.

Con Hurts Like Heaven creía que me había equivocado de disco y había puesto a los Vampire Weekend. Esta canción me recuerda terriblemente al tema A Punk de los neoyorkinos. Al principio me desagrada, estos no son los Coldplay que yo conocía, y entonces algo en mi cabeza me dice ‘¿pero a ti no te gustan Vampire Weekend?’. Sí, es cierto. Estos ritmos me gustan, quizá había sacado la guadaña demasiado pronto. Esta canción puede ser un buen comienzo. Coros pegadizos y ritmos que te hacen querer saltar incluso en la oficina.

Pero sigamos por favor, que aún nos quedan mucho por descubrir.

Paradise es el segundo sencillo del disco, y he de decir que con esta canción, SÍ reconocí a los Coldplay de siempre. Con una base de piano que se acopla que da gusto a la voz de Martin, esta canción te hace desear tener un descapotable para poder alzar los brazos mientras vas a 120 por hora.

Charlie Brown, tema épico del disco. Está claro que con esta canción, Chris y los suyos se lo pasarán de lujo en los conciertos. Un estribillo de teclado y guitarras, un estribillo MUY COLDPLAY. Gracias señores, aquí os estoy disfrutando como siempre. Esta canción es para cantarla como quien dice a grito pelao y sentirte uno más de la banda.

Con Us Against The World, y tras el estallido de la anterior canción, vuelve la calma. El propio Martin lo canta ”slooowww o o oww…”. Esta especie de balada no termina de ponerme los pelos de punta, y mira que ese parece ser su objetivo. Lo único que veo aquí es una canción que no consigue volar. Una pena, pero en fin, aún queda mucho, seguro que en algún momento, la magia vuelve a estallar.

Every Teardrop Is a Waterfall… poco más puedo añadir sobre esta canción. No me gusta Ritmo de la noche, ni me gusta esta canción. Por más que la escuche y ponga fe en ella, no me convence. Simplemente, la eliminaría del disco.

Major Minus si el disco pasado se llamaba Viva la vida, este debería haberse llamado Viva la distorsión. Mucha distorsión, sí, pero esta canción es completamente brillante. Una locura para los oídos. Fiesta asegurada.

U.F.O, un acústico muy relajado, con un tono muy intimista. No hay mucho más que decir acerca de esta canción, más que precede a la temida… Princess of China. Y digo temida porque la colaboración con Rihanna nos tenía a todos en ascuas. Esta canción es muy Rihanna y poco Coldplay. Aunque tiene sentido, Chris Martin la escribió para ella, y le gustó tanto que decidió quedársela. Coros, sintetizadores, guitarras y de nuevo, más coros. Discotequera, si Coldplay quería llegar a un nuevo público (y arriesgar el de toda la vida) está claro que con este tema lo conseguirá.

Por fin… Up In Flames me parece una magnífica balada(aviso a navegantes, no es The Sciencist ni I Fix You, así que no os animéis demasiado). La voz de Martin y un piano, un binomio que siempre funcionará, de fondo suena una batería que marca el ritmo. Sencilla, en este tema podemos disfrutar de una canción sin florituras.

A Hopeful Transmission nos prepara para la explosión de Don’t let it break your heart. Quizás se abuse de los sintetizadores, pero es que este tema alcanza el estallido épico que todos deseamos. Estribillos para saltar y guitarras que nos llevan al cielo. Una canción repleta de esperanza y felicidad. Transmite un buen rollo impresionante y está claro que el público se volverá loco con ella. Up with the birds cierra el disco, y lo hace… adecuadamente. Esta canción es un poco ni fu ni fa. Lo que al principio parece ser una balada de piano, se va convirtiendo poco a poco en una mezcla de sintetizadores y teclado que no sirve para mucho más que para decir adiós. A grosso modo, es un lento-rápido-lento que acaba con el piano con el que comenzó.

Con todo esto, solo queda reconocer que los Coldplay de siempre, se han ido, y por lo visto no pretenden volver (Chris Martin ha anunciado que Mylo Xyloto podría ser su último disco). Habrá a quien les guste y a quien no, a mí, personalmente, conforme voy escuchando el disco, algo en él me atrapa.  Un cambio muy drástico, está claro. Pero los cambios no tienen que ser malos ¿no?.

Anuncios
Posted in: Discos